Las cuartetas de Omar Jayam

Omar Al Jayam fue un intelectual persa nacido alrededor de 1048 en Nishapur, muy cerca de Teherán, la hoy capital de Irán. Desde su juventud, gozó de una sólida formación intelectual, tanto en ciencias como en Filosofía y Matemáticas.

Sus aportaciones a la astronomía árabe son de lo más relevante, dirigió por muchos años el observatorio astronómico de Isfahán, siendo él mismo encargado de su construcción. Y formó parte del grupo de sabios que corrigió el antiguo calendario zoroástrico de 365 días exactos. La nueva versión del calendario que el intelectual persa ayudó a reformar, supera en exactitud al calendario gregoriano que hoy nos rige en occidente, y dio pie a una nueva era conocida como jalalí o el Seliuk, vigente en Irán y Afaganistán.

La formación intelectual de Al Jayam -que además fue maestro de medicina y fungió como juez en su ciudad natal- lo acerca al escepticismo, al pesimismo y al materialismo; sin embargo, también es reconocido como sibarita y hedonista, esto gracias a que además de tratados de álgebra, aritmética y música, también es autor de una colección de aproximadamente un millar de poemas conocidos mundialmente como El Rubaiyat.

Rubaiyat es el plural de la palabra “rubai” que significa cuarteta. Es una forma poética peculiar, incluso en la literatura árabe. Consiste en cuatro versos rimados a excepción de uno que se queda libre; en idioma español no hay una construcción poética similar. Las temáticas que tocan van del placer, el erotismo y el vino, a temas filosóficos e incluso religiosos. La concisión y brevedad contenidas en los rubai, los emparentan con los populares haikús.

Conocemos la obra poética de Al Jayam por el trabajo de Edward Fitzgeral, el poeta inglés que en 1959 tradujo y publicó la primera versión de El Rubaiyat. El desconocido intelectual persa causó admiración en Europa y América, gracias a lo cual el mundo árabe volteó los ojos hacia la obra poética de quien para ellos era considerado “solamente” como un renombrado científico.

Muchos estudiosos coinciden en que es una exageración creer que el casi millar de cuartetas compiladas son obra de la misma pluma, que si acaso una cuarta parte de ellas se podría atribuir a Jayam. Otra polémica encendida se centra en la labor de Fitzgerald. Cuando hubo oportunidad que otros intelectuales se sumaran al rescate de la obra del poeta, se pudo concluir que la traducción de Fitzgerald no era lo más fiel al original y que esta tenía mucho de composición inglesa.

Con todo y eso, El Rubaiyat es uno de los poemas medievales más importantes del mundo. Su autor es un hombre adelantado que anticipa al renacimiento. Muchos de sus versos, productos de un pensamiento liberal, desafían la fe musulmana, como cuando canta a la embriaguez por vino (visto en ciertos sectores como un grave pecado), o cuando describe su última morada (conocimiento vedado al hombre ya que éste sólo corresponde a Alá).

“Y esta preciosa hierba cuyo verde apacible/ guarnece la ribera que nos hospeda grata/ pisa en ella muy suave, pues saber no es posible/ de qué labios amantes ella brota invisible”.