El valor de la memoria, una riqueza en los archivos de Oaxaca

El Estado de Oaxaca posee un extenso patrimonio documental y bibliográfico que se conserva en archivos, bibliotecas y museos, en su vasto y diverso territorio. Las casas del Pueblo o las de Cultura, los museos y los archivos de todo género son los lugares donde se preserva el Patrimonio Cultural Oaxaqueño. Dicho patrimonio material es considerado el segundo lugar en importancia -después de la Ciudad de México- con el mayor número de metros lineales, número de ejemplares y piezas de museo desde el periodo mesoamericano hasta el actual, que se preserva en el país.

Esta riqueza es en ocasiones poco conocida y valorada por el conjunto de la sociedad, puesto que no sólo se trata de piezas u objetos para estudio científico o de especialistas, sino son testimonios materiales que dan constancia de la pluralidad cultural y étnica del Estado. A este conjunto de bienes se les conoce con el nombre de Patrimonio Material, el cual está constituido por elementos del pasado que han “sobrevivido” al tiempo para mostrarnos cómo y quiénes forman parte de nuestra identidad; en muchas ocasiones estos testimonios del pasado parecen a nuestros ojos fragmentados, fuera de contexto, como parte de un rompecabezas que se arma para darnos un panorama de lo que fuimos como sociedad en el pasado.

La pérdida de estos testimonios significa que las nuevas generaciones desconozcan múltiples prácticas culturales actuales, como lo son la elaboración de artesanías -que corresponden en muchas ocasiones a los antiguos oficios normados por legislaciones del periodo novohispano-, los límites territoriales de sus pueblos -que han acarreado a conflictos territoriales e incluso interestatales a Oaxaca- o, en el ámbito de la historia de la vida privada, el reconocimiento de una segunda nacionalidad, a partir de la consulta de las actas de nacimiento o el registro de extranjeros del siglo 19 y el 20, de manera respectiva.

En el caso del Archivo General del Estado de Oaxaca (AGEO), el acervo contenido es de una riqueza documental compuesta principalmente por documentos, libros, publicaciones periódicas, microfilms, material fotográfico, mapas, planos y próximamente grabaciones sonoras que  dan cuenta de la historia de todo el Estado de Oaxaca, e incluso de regiones que ahora forman parte de otras entidades vecinas, desde el siglo 16 hasta el siglo 20.

Esta riqueza documental se resguarda en el Archivo Histórico, donde los repositorios, con una extensión de 16 kilómetros de capacidad, dan cuenta de ello.  Asimismo, el Archivo cuenta con una Dirección denominada de Clasificación de Archivos, donde se trabaja por la memoria actual, es decir, donde se da capacitación y asesoría a las instituciones gubernamentales para tener criterios homogéneos, transparentes y claros en la conformación de sus archivos, que en décadas consecutivas, conforme a criterios legales, serán sometidos a una depuración documental, en la que se escogerá el material documental que será considerado de valor histórico para las futuras generaciones.

De manera particular, para el almacenamiento y preservación de documentos y su consulta se requiere de conocimientos archivísticos, que se dividen a su vez en dos áreas: la específica, referente a la teoría archivística, relativa a la producción e interpretación de los documentos. La segunda área se denomina aplicada o auxiliar, que son disciplinas ligadas a la archivística, como son la administración, el derecho, las tecnologías de la información, la lingüística y, de manera más determinante, la historia, pues tanto los individuos como las instituciones que generan la documentación e información constituyen la base para la elaboración de la Historia e incluso para la producción e interpretación de los documentos, una actividad del área específica de la Archivística.

Dentro de las funciones principales del Departamento de Investigación y Asesoría Archivística, se encuentra la gestión documental o de los documentos, que consiste en la aplicación de normas, técnicas y conocimientos para que los documentos en sus distintas fases -de trámite, concentración e histórico- sean identificados, clasificados, ordenados, valorados, seleccionados y en ocasiones eliminados, de acuerdo con el valor documental o la información histórica que presenten.

Este trabajo se realiza a partir de capacitaciones y asesorías que son impartidas a 108 Instituciones de Gobierno que conforman el Poder Ejecutivo del Estado de Oaxaca, las que a partir de las legislaciones vigentes, como son la actual Ley de Archivos a nivel estatal y la Ley General de Archivos de aplicación federal, deben conformar su archivo en distintas fases, darle un tratamiento archivístico para hacerlo público, de acuerdo con los criterios legales establecidos.

La finalidad de ello es poner al alcance de todos los interesados, el patrimonio documental del Estado de Oaxaca. En esta situación de emergencia provocada por la pandemia, existen miles de páginas en internet que difunden su patrimonio documental, que se han conformado al paso de los años, y que nos permiten conocer, curiosear, y acercarnos al pasado. Tal es el caso del Archivo del Vaticano (http://m.museivaticani.va/content/museivaticani-mobile/en.html) donde se encuentran más de un millón de documentos digitalizados de la época de Pío XII, quien fue Papa durante la Segunda Guerra Mundial.

Otro archivo virtual fascinante es el organizado por la UNESCO, el Programa Memoria del Mundo (http://www.unesco.org/new/es/communication-and-information/resources/mul...)  con una sección dedicada a México y en el que se encuentran la información relativa a los Códices del Marquesado de Oaxaca. En este proyecto de la UNESCO participó la actual subdirectora del Archivo General del Estado de Oaxaca, Yolia Tortolero.

Otro archivo histórico importante es el Archivo Histórico Diplomático “Genaro Estrada” (https://acervo.sre.gob.mx/index.php/archivo-historico-genaro-estrada), donde se depositan libros, mapas y documentos históricos de las relaciones diplomáticas de México. Entre los manuscritos resguardados se encuentra un escrito de 1821 donde consta la partida monetaria que México -aún en guerra de Independencia- enviaba a Filipinas, por ser considerado parte del territorio novohispano. Este archivo fue dirigido por Jorge Álvarez Fuentes, actual Director del AGEO.

Se trabaja actualmente para que pronto contemos con un portal virtual de documentos históricos provenientes de los numerosos archivos de nuestro estado, lo que permitiría en esta época de emergencia sanitaria y distanciamiento social, difundir y llevar a miles de personas la memoria colectiva de Oaxaca.