Dejan obra inconclusa en Riberas del Atoyac

"Se les olvidó terminar", dicen automovilistas

“Ya todo lo demás está bien, afortunadamente; ahorita que veníamos para acá eso notamos, que ya pavimentaron y dejaron bien, pero mira, era tan lindo para ser cierto”, comenta entre risas Josué, empleado de una empresa de paquetería que, para ingresar a la colonia Vicente Suárez, tuvo que usar el carril de la avenida que se encuentra en mal estado.

Y es que tras las obras recientes con las que se logró poner en buenas condiciones las Riberas del Atoyac, una de las principales vías de comunicación entre la capital y la zona conurbada, el saldo no fue del todo positivo, pues en el sentido que va hacia el Tecnológico, en el carril de extrema derecha, se les olvidó pavimentar. 

“A lo mejor se les acabó el material o se les olvidó regresar a terminar, porque a mí me tocó cuando estuvieron aquí las máquinas trabajando y pues sí, quedó ya parejo, ya se puede correr bien, pero en esos tramos sí está peligroso, porque como hay piedras, tierra y gravilla suelta, pues podríamos derrapar o caernos”, afirma Jonathan, cuyo principal camino son las riberas.

Las buenas condiciones de la carpeta asfáltica se notan desde las inmediaciones de la terminal de autobuses y el puente Valerio Trujano; sin embargo, el problema aparece a unos metros del paso a desnivel, en donde comienza la primera zona de terracería por la que la mayoría de unidades evitan transitar. 

“Pues se maltratan las llantas, la suspensión, el mofle si es que estuviera más feo; y aún así, mira las piedras que hay, luego al pasar se oye cómo brincan y pegan abajo del carro. Va uno aquí mordiendo raya, dos llantas en el pavimento y dos en la terracería”, dijo el señor Manuel al estacionarse sobre el carril deteriorado.

Sin que se sepa con exactitud el motivo por el que estos tramos quedaron sin asfalto y en semejantes condiciones, la realidad indica que a pesar de que mejoraron las condiciones de la vía para transitar por ella, los baches y el deterioro parecieran destinados a estar ahí todo el tiempo. 

“Es un lodazal”

La temporada de lluvias comienza a agudizarse en la entidad y con ella vendrán las afectaciones para las vías de comunicación, como es el caso de las Riberas del Atoyac, acceso a varias colonias como la Vicente Suárez, zona en la que se mueve el señor Germán para vender sus cocos y sus aguas. Cuando llueve, dice, “pasar es imposible”.

“No, de plano mejor me bajo y pues por aquí aunque sea caminando y empujando el triciclo, porque imagínate, paso por encima de una piedra o me quedo ahí atascado; va a salir peor la cosa. Tampoco es que no se pueda pasar, pero si llueve fuerte, pues sí se hace aquí el lodazal”, señala. 

Por su parte, Braulio, talachero de la zona, ve el lado positivo de la situación. “Pues aquí estamos ¿no?, por si se ofrece; pero de que sí está feo, está feo. Ahorita, gracias a Dios no ha llovido en dos o tres días, por eso está digamos limpio, pero cuando se suelta así feo, se inunda y se hace el lodo. Este carril, pues no se puede usar”, mencionó.

Hasta ahora, dijeron algunos de los entrevistados, son ya más de seis meses que se concluyeron las obras de repavimentación en las Riberas del Atoyac y, desde entonces, las zonas en donde el tránsito es imposible siguen sin recibir atención o reparación para que los vehículos puedan circular con normalidad.