El mar gana terreno en Bahía La Ventosa; quedan escombros derruidos y sepultados por el agua

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Lo que hace más de 35 años era una imponente playa, con palapas y restaurantes, hoy ha quedado reducida. Escombros derruidos y sepultados por el mar son visibles en la zona.

"La ambición, necedad y capacidad destructiva del hombre lo ha llevado a alterar el ecosistema en esa importante bahía", dijo un vecino.

Hoy no es factible entrar al mar en ese lugar donde yacen restos de negocios de piedra y concreto que lo mismo pueden causar lesiones a los bañistas, que dañar las frágiles embarcaciones de los pescadores ribereños.

"Hoy ya no hay playa en la agencia municipal", insistió uno de los entrevistados.

Los vecinos recuerdan que en algunas áreas hubo de 100 a 200 de playa, pero el mar ha socavado todo el espacio que abarca desde el remanso que hay en las cercanías del cerro del Faro de Cortés hasta donde colinda con la laguna de esa localidad.

Algunos visitantes opinaron que ya no hay lugar para caminar a la orilla del mar, es peligroso, porque los restos de construcciones derruidas por la pleamar, tienen varillas y que al igual piedras y escombros se torna resbaloso y es un peligro pretender bañarse en estas orillas.

En ese sentido, Adolfo Ruiz, de la Cooperativa Barra del Río Tehuantepec, indicó que el avance del mar se ha dado por el desvío de las corrientes marinas por los rompeolas construidos en dónde se encuentra actualmente la Administración Portuaria Integral de Salina Cruz (APISAL) y por Pemex en Terminal Marítima, y que se acentuará "muy seguramente" con la construcción de la nueva escollera.

"Con cada marea alta el oleaje nos priva de tierra firme, dentro de unos años más, solo quedará la playa que colinda con la laguna de La Ventosa, pero está no es recomendable para los bañistas, hay tumbos y las corrientes fácilmente pueden arrastrar a menores o personas con poca experiencia en natación", especificó el hombre.

Recordó que esta laguna abarcaba espacio que hoy el mar le arrebató. "Escuchen a este viejo" dijo el hombre, lo mismo pasó con la población mareña de la colonia Cuauhtémoc, hoy con cada mar de fondo el oleaje introduce agua de mar hasta la iglesia de esa localidad y lo mismo ocurrirá aquí, señaló.

Cabe destacar que durante los últimos cinco años han sido frecuentes los fenómenos conocidos como Mar de Fondo en las costas oaxaqueñas.

Termina temporada de ostión

Pese a todos los obstáculos -naturales y realizados por el hombre- como productiva califican los ostioneros de la agencia de La Ventosa la temporada de captura del molusco vibalbo en aguas del Golfo de Tehuantepec que cierra justamente este domingo.

Los pescadores indicaron que pese a la contingencia por coronavirus y el derrame de cope en una importante zona de captura, el balance es positivo "a secas" para los socios de la Cooperativa Barra del Río Tehuantepec, confirmó a NOTICIAS el presidente del organismo.

Relató que los cooperativistas se vieron beneficiados por la buena temporada de captura del bivalvo que hasta el último día no deja de ser apreciado, aunque sea por pocos comensales.

De la contaminación

Por otra parte, detalló que el jueves pasado acudió a uno de los riscos que se ubican en las cercanías del cerro del Faro de Cortés dónde pudo observar una mancha con las características propias de aceite (hidrocarburo), por lo cual presume que sí hubo contaminación por cope desde inicios de esta semana en Terminal Marítima. Lo cual fue descartado por Pemex en un comunicado, tras la coordinación establecida con la Secretaría de Marina. Pemex atribuyó la mancha al fenómeno conocido como Marea Roja.

Agregó que las autoridades sanitarias no emitieron comunicado oficial en el que se especificara la presencia de tal fenómeno en las costas de Salina Cruz. No lo hizo, precisó, el sector Salud y por ello no fue suspendida la actividad y que confirmo personal de la Estación de Investigación Océanográfica de la misma Secretaría de Marina.

Abundó que en relación al tema del derrame de hidrocarburo en el zanjón dónde colinda la barda perimetral de la refinería Ing. Antonio Dovali Jaime y la carretera a Boca del Río, al no haber corriente en el cuerpo de agua, el cope no se esparció en la laguna, quedando entrampado en los cordones, juncos y carrizales que hay en ese lugar.

Aseguró que el día posterior a este derrame, con el agente municipal de Ensenada la Ventosa, hizo un recorrido para constatar este hecho por las cercanías del zanjón y de la laguna.

El hombre se sintió impotente ante estos hechos, dejó saber de la impunidad con que opera la petrolera, y de que ninguna autoridad ha impuesto sanción alguna por los constantes derrames que ha habido en esta zona por la incompetencia del personal de Pemex y la falta de mantenimiento a sus equipos, puntualizó.