Yalitza: en México "hemos normalizado” el racismo y el clasismo"

PublimetroPublimetro

“Para mí fue un día maravilloso porque mi nombre tenía como mucho ruido en Twitter y era exactamente sobre este tema de ¿cómo nos ven?, ¿cómo nos ven en otras partes del mundo?", comenta del otro lado de una pantalla la actriz mexicana Yalitza Aparicio (26 años) al hablar, en entrevista para Infobae México, sobre la columna que recientemente publicó en el diario estadounidense The New York Times (NYT).

Es una maestra originaria de Oaxaca que casi por accidente se convirtió en una actriz con nominación al Oscar. Su impacto global la llevó a escribir en uno de los principales periódicos a nivel mundial.

El artículo titulado “La importancia de vernos representadas”, es la participación de la también activista en The Big Ideas, una sección del NYT en la que más de una docena de artistas responden a la pregunta: ¿Por qué importa el arte? “Fue una invitación (...), solamente fue una publicación, se podría decir, única. No sabemos si se podrá repetir”, aclara.

Aparicio habló de su arte; del arte que hizo y experimentó al protagonizar la cinta Roma, del mexicano Alfonso Cuarón. "Aproveché esta oportunidad para hablar de cómo es la situación de México sobre el racismo, el clasismo y todos estos temas que hemos normalizado a lo largo del tiempo”.

E irónicamente, por racismo, Yalitza ya era tendencia en redes el día que publicó su texto. Un hilo en Twitter reclamaba que las series de Netflix proyectaban a los mexicanos con personas de piel blanca y ojos de color, características que no representan la realidad, comentaban algunos indignados.

Entonces, otros usuarios recordaron cómo fue tratada la actriz oaxaqueña cuando protagonizó Roma. Cómo predominaron los ataques -en redes y en medios de comunicación; de parte de desconocidos y famosos- por su origen indígena y por no ser actriz de profesión.

Ella también lo recuerda.

“Se me juzgó porque ‘no fui una representante digna’ a lo cual siempre les dije: 'tienen toda la razón, no soy una representante digna. Aún faltan muchas cosas por conocer. Sólo soy una pequeña parte de lo que existe en México". Pero al ver la misma queja, por los otros rasgos, sólo se responde con una sonrisa resignada: “claro, como siempre es que realmente no nos parece nada”.

Y entonces aprovechó la coyuntura y anunció su columna. Y otra vez causó polémica.

“Salió muy acertado este artículo del New York Times (...) y dije: va a hacer mucho ruido; va a tener comentarios, tanto a favor como en contra, pero eso nos va a permitir darnos cuenta cómo estamos como mexicanos, en qué punto nos encontramos”.

Además, Aparicio consideró importante aclarar desde el principio que su escrito lo hizo originalmente en español, porque la primera versión fue publicada en inglés y ella ya veía venir uno de los principales reclamos. “(Dije) Seguro me van a juzgar porque está en inglés y yo no sé hablar inglés, y mucho menos escribir en inglés".

Y la prioridad de la autora ha sido que los lectores se centren en el tema en sí: "el poder que ha tenido el arte a lo largo del tiempo, y el poder y el peso que tuvo la película (Roma) durante todo su apogeo, y en qué cosas ha ayudado y qué cosas ha cambiado”.

¿Qué más ha logrado su arte?

Yalitza lo destaca en su columna: Roma dio visibilidad a las trabajadoras y los trabajadores del hogar. Y para ejemplo, como detalló, lo que ocurrió tres meses después de la ceremonia de los Oscar donde ella fue nominada como mejor actriz.

El 14 de mayo de 2019, el Congreso mexicano aprobó por unanimidad otorgar a las más de dos millones de personas que se dedican al empleo doméstico, en todo el país, un seguro social y un contrato laboral con prestaciones de ley como vacaciones, aguinaldo y días de descanso.

Y precisamente con este tema se le presenta otra interesante coyuntura. Su labor en pro de las trabajadoras(es) del hogar ahora tiene efecto en el apoyo a ese colectivo durante la pandemia por el COVID-19 con el programa -que ella ayuda a impulsar- #CuidaAQuienTeCuida.

Esta campaña fue lanzada por el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH). Su objetivo principal es hacer que se cumplan los derechos de empleadas(os) domésticas(os) durante la temporada de contigencia sanitaria. Que los empleadores no los despidan y sí les sigan pagando.

Además de Aparicio, otros apoyos con los que cuenta este movimiento son de parte de Alfonso Cuarón, así como organizaciones civiles, artistas y personajes del sector cultural.

“La intención de esta iniciativa es que las personas recapaciten y se den cuenta de la importancia que tienen estas personas que han cuidado de nosotros y que ahora es momento de apoyarlos (...) quienes desafortunadamente les han pedidos a sus trabajadoras y trabajadores que ya no se presenten; sé que también se encuentran en un momento complicado (...) pero, pueden apoyarlos con algo", sugiere la activista.

Además, subraya, es muy importante que las trabajadoras (es) del hogar sepan la importancia que tiene el registrarse en el programa #CuidaaQuienTeCuida, que no son solamente apoyos temporales y también que aprendan a valorar su trabajo.

Después de la pandemia.

La docente originaria de Tlaxiaco, Oaxaca (al sur de México) contesta a la pregunta ¿Va a seguir actuando?: “Claro que sí (...), estamos trabajando en algo que está tomando su tiempo, porque no queremos hacer algo ‘nada más por hacer”, pero sí, asegura en la videoconferencia con Infobae México y refiere que se trata de algo en el mundo de la actuación.

Yalitza Aparicio, quien desde 2019 también es embajadora de buena voluntad de la UNESCO para los pueblos indígenas, enfatiza que todos los proyectos que está llevando a cabo, y los que tiene en puerta, los realizará sin dejar el activismo de lado.

"A veces, me han hecho el comentario de que es algo complicado querer abarcar todo, pero esa es una intención muy grande que tengo, el llevar adelante la actuación sin abandonar el activismo, y aprovechando las oportunidades que tengo”.