El destino les niega la copa

CIUDAD DE MÉXICO.- Ahora que Cruz Azul se quedó con las ganas de intentar romper la sequía de 23 años sin ganar un título de Liga, al ser cancelado el Clausura 2020, en el que marchaba como líder con un buen futbol, hay que recordar a algunos equipos que hicieron los méritos suficientes para levantar el trofeo, pero al final les falló la suerte, la puntería o hasta el reglamento les jugó en contra para que pudieran quedarse con ella.

Celaya, Necaxa, Toros Neza, Atlas, Santos, Pumas y el mismo cuadro de la Noria alguna vez hicieron todo para festejar, pero la copa terminó en las vitrinas de sus rivales.

Se amargó la cajeta

Recién ascendido a la Primera División, el Celaya de Emilio Butragueño dejó a todos con las ganas de verlo campeón en la Temporada 95-96.

Era el último torneo largo y los Cajeteros culminaron en el cuarto lugar general. Ya en la Liguilla eliminaron a Monterrey y Veracruz, teniendo que enfrentarse en la Final al Necaxa, que era el vigente campeón.

En la Ida empataron 1-1 y en la Vuelta acabaron 0-0, llevándose los Rayos el título por el gol de visitante que anotaron.

Butragueño tuvo el gol del triunfo en el Azteca, pero falló su remate con la cabeza.

¡Oh, Rayos!

El Necaxa que enamoraba en los años noventas con gente como Alberto García Aspe, Alex Aguinaga, Ricardo Peláez, Sergio Zárate, Nicolás Navarro y Luis Hernández vivió un desaguisado en la Final del Invierno 96, en la que se enfrentó al Santos Laguna.

A siete minutos de que concluyera el tiempo reglamentario, Nicolás Ramírez mandó un centro que remató Jared Borgetti en el área, en claro fuera de lugar, para anotar el gol del triunfo (4-3) y del campeonato, avalado por el árbitro Arturo Brizio, quien acuchilló a los Rayos.

Oreja y rabo

Cómo olvidar a los Toros Neza que dirigía Enrique Meza en la banca y conducía Antonio Mohamed en la cancha.

Con toda la magia de su futbol abierto y ofensivo este equipo se convirtió en el consentido de la afición, llegando a disputar el título del Verano 97 ante el Guadalajara.

En la Ida empataron a un gol. Sin embargo, para la Vuelta los astados se mostraron su peor cara, sobre todo en el segundo tiempo en el que se concretó una goliza de 6-1 (7-2) con la que no pudieron llegar a la gloria.

Cazaron al Zorro

Un equipo plagado de jóvenes, frontal, ofensivo, ordenado y con un futbol que intimidaba a cualquiera fue el que conformó Ricardo LaVolpe con nombres como los de Erubey Cabuto, Rafael Márquez, Miguel Zepeda, Daniel Osorno, Juan Pablo Rodríguez, Pablo Lavallén y César Andrade.

En el Verano 99 se metieron a la Final ante el todopoderoso y experimentado Toluca, equipo al que llevaron hasta los penaltis para definir al monarca, tras un par de vibrantes encuentros que terminaron con un 5-5 global.

La diferencia llegó desde los once pasos, donde Hernán Cristante le dio la copa a los Diablos (5-4) al detener el envío de Gerardo Estrada.

Ni pitó

En la Final del Apertura 2008, Cruz Azul se levantó de un 0-2 en la Ida para ganar 2-0 en la Bombonera y mandar el juego a tiempos extras y penales.

Esa tarde, borraron a los Diablos de la cancha, pero una mala decisión del árbitro Roberto García Orozco les privó de un penalti sobre César Villaluz, quien fue arrollado por José Manuel Cruzalta, quien ni siquiera fue expulsado, mientras que el joven celeste se fue en camilla del juego.

Para colmo, en los penaltis, Édgar Dueñas estrelló el balón en el travesaño, pero por caprichos del destino le pegó en la espalda a Yosgart Gutiérrez para terminar en las redes.

Un tiro más delante, Alejandro Vela erró (7-6) y se acabó la historia azul de Benjamín Galindo.

Se les negó el cielo

En el Bicentenario 2010, Santos tuvo la inmejorable oportunidad de quedarse con el título ante el Toluca, con la posibilidad de anotar un penalti más para campeonar, pero de manera increíble falló los tres siguientes disparos de manera consecutiva.

Perdonaron y perdieron, pues Toluca resurgió y se coronó al ganar 4-3 la tanda, tras igualar a dos goles en la eliminatoria.