El expreso del miedo

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando la Tierra se congela y se vuelve un lugar inhabitable al exterior, el visionario Sr. Wilford crea un gran tren a manera de arca, en el que la humanidad debe refugiarse para sobrevivir.

A lo largo de los mil y un vagones que tiene este peculiar medio de transporte, la gente vive confinada y segregada por clases sociales, donde los de "La Cola" son víctimas de la injusticia y su supervivencia depende de las políticas y caprichos de la élite, que viven al frente del ferrocarril.

Este punto de partida tan distópico que presenta la serie Snowpiercer, disponible desde ayer en Netflix, inevitablemente guarda ciertas similitudes con la pandemia actual del coronavirus que azota al mundo.

"Los subtemas que se exploran en la historia siempre han resonado con los temas contemporáneos, más ahora con esta pandemia que estamos viviendo, particularmente con las cuestiones de encierro.

"Todo el mundo que está a bordo del tren, del Snowpiercer, han sido separados de su comunidad y de la vida que solían tener, y creo que todos estamos pasando por una versión de eso en este momento", señaló en entrevista Jennifer Connelly, quien interpreta a Melanie Cavill, la jefa de hospitalidad.

La serie, una especie de reboot televisivo de la cinta homónima de 2013, dirigida por el galardonado Bong Joon-ho (Parásitos), se basa a su vez en la novela gráfica francesa de culto Le Transperceneige.

La historia

La historia comienza casi siete años después del congelamiento del planeta, cuando el tren comenzó a circular sin parar alrededor de éste.

Cansados de las carencias, la desigualdad y la violencia, quienes habitan "La Cola" planean tomar el control de la locomotora, liderados por Andre Layton (Daveed Diggs), un ex detective de homicidios.

"Todas las personas han perdido mucho, de una forma u otra, y si magnificas ese sentimiento, la pérdida que han sufrido puede ser desde el confort de una vivienda, hasta el respeto propio.

"Analizar y observar cómo todas estas personas lidian con esa sensación de abandono y cómo les afecta en su situación actual, fue un aspecto que me atrajo mucho del proyecto y que creo que a la audiencia se le hará muy atractivo", dijo Diggs, también en entrevista exclusiva.

Los planes revolucionarios se alteran cuando las habilidades de Layton son solicitadas por el propio Wilford para resolver una serie de asesinatos que alteran el orden dentro del Snowpiercer.

"Las secuencias de acción son muy sucias, pues no hay mucho espacio para que las escenas de pelea se vean bellas y limpias.

"Por eso los combates se sienten muy violentos, generados por la misma necesidad de los personajes de luchar en el momento", agregó el actor, famoso por su participación en el musical de Broadway Hamilton.

La mente brillante

Uno de los principales cambios, con relación a la cinta de 2013, es que el personaje interpretado por Connelly es secretamente (se descubre en el primer episodio) la mente maestra detrás del tren.

"Una de las cosas que me encantó de mi personaje es la posición que tiene, me pareció una oportunidad muy interesante poder interpretar a una mujer así. Me gustó su lugar y lo que dice de su fuerza.

"Me parece que su arco dramático es muy atractivo en una historia muy cautivante que contar", expresó la actriz de películas como Réquiem por un Sueño y Una Mente Brillante.

La serie, que tiene a Joon-ho y a los cineastas Park Chan-wook (Oldboy) y Scott Derrickson (Doctor Strange) como productores ejecutivos, ya tiene autorizada su segunda temporada.

(Con información de Rodolfo G. Zubieta)