Vecinos de la colonia Antiguo Aeropuerto viven con temor entre obras inconclusas

ANTIGUO AEROPUERTO, Santa Lucía del Camino, Oaxaca.- Vecinos de la colonia denuncian que en distintas ocasiones han amedrentado a los trabajadores que se encuentran realizando una obra con recurso estatal en una de sus calles, por lo que han tenido que suspenderla tres veces.

Lorena López, presidenta del Comité de Vida Vecinal (Comvive) de la colonia, relata que el pasado 13 de abril se inició la obra de entubado y repavimentación de la calle Prolongación de Orquídeas de esta colonia ubicada al noroeste de la capital; no obstante, ocho días después comenzaron las intimidaciones.

La presidenta detalló que en esa ocasión se encontraba platicando con el ingeniero que está a cargo de la obra, quien al parecer pertenece a la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), para saber cómo se llevaría a cabo la obra.

“Tuvimos que interrumpir la reunión porque se acercaron, lo intimidaron y le exigían un documento; esa fue la primera vez y ya que se retiraron, me avisó el ingeniero que sus trabajadores y él ya no estarían en la obra porque los amenazaron”.

Señaló que a partir de esa fecha empezaron a ver que por las calles aledañas a esa obra comenzaban a ver pasar mototaxis, en especial de color amarillo, taxis foráneos y de color azul pertenecientes al Sindicato Libertad, cuyos pasajeros en su interior tomaban fotografías de las casas ubicadas sobre la calle en la que están trabajando.

“Algunos vecinos vieron que las personas llevaban armas y como por el 25 de abril, estas personas llegaron a golpear a los trabajadores de la obra, pero se fueron más por el encargado de la obra, a quien golpearon y le robaron todas sus pertenencias”, abunda.

Agrega que tras las agresiones, los trabajadores, por temor, ya no quisieron seguir presentándose a laborar, por lo que la obra estuvo parada durante 11 días, “entre que la constructora no encontraba trabajadores, no encontrábamos respuesta y los problemas se estaban agudizando”.

Solicitaron vigilancia

La vecina comparte que al tener la obra parada, comenzaron los olores fétidos afectando no sólo a las 37 casas que están sobre la calle, sino a las aledañas; “decidimos intervenir por el mismo bienestar de los vecinos”.

Afirma que le solicitaron al presidente municipal que hablara con las instancias estatales, ya que aunque ellos se comunicaron con Secretaría de las Infraestructuras (Sinfra) a quien solicitaron seguridad, pero les contestaron que ya no les correspondía.

“Nos dijeron que ese ya no era su problema, que nosotros sabíamos que el contrato ya estaba hecho con una persona y los otros deberían de respetarlo”, relata.

Menciona que les solicitó que hablaran con la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) para que les garantizara seguridad, pero no le dieron respuesta.

“La Dirección de Obras fue la que nos apoyó y también la Policía Municipal, quienes resguardaron la zona para evitar que hubiera otro tipo de agresión como las que ya habíamos sido testigos”, menciona.

La presidenta del Comvive destaca que el pasado 5 de mayo se reunió con integrantes de la Guardia Nacional, comité de obras, regidor de obras, director de policía municipal, quienes garantizaron que elementos de la Guardia Nacional estarían pendientes a los llamados para cuando estos grupos se acercaran.

Nuevamente hubo agresiones

La vecina comparte que a pesar de la vigilancia, el pasado 20 de mayo, los agresores entraron a la calle donde se está realizando la obra, quienes llevaban armas con las que apuntaron a los trabajadores.

“Al mismo tiempo soltaron cohetones, bombas molotov y palomas a donde cayeran. Causaron pánico en los vecinos quienes a través de los grupos de WhatsApp estuvieron informando de esta agresión”, lamenta.

Por ello, decidieron que se suspendiera la obra, además de que solicitaron la presencia de los medios de comunicación para dar a conocer los eventos que han padecidos durante casi dos meses en los que lleva inconclusa la obra.

“Estamos siendo rehenes de grupos delincuenciales, poniendo en riesgo a los trabajos y a nosotros como vecinos, entre ellos yo, quien debo estar al frente de esta situación”, reclama.

Señala que aún no tienen respuesta por parte del gobierno estatal, principalmente de la SSPO ni de Sinfra para garantizar que la obra se concluya sin más agresiones, en las que todos están expuestos.