Irlanda busca consuelo en la poesía

DUBLÍN, IRLANDA.- Los irlandeses se han volcado en su tradición literaria para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y han encontrado en la poesía palabras de esperanza para consolarse del dolor y las dificultades del confinamiento.
"La poesía está imbuida en la sociedad irlandesa muy, muy fuertemente, y recurrimos a ella en este tipo de momentos", explica a la AFP la poetisa Catherine Ann Cullen.

El número de muertos por COVID-19 en la República de Irlanda -1.571 según las últimas cifras oficiales- es relativamente bajo, pero el país no ha superado aún la crisis y el desconfinamiento llevará varios meses, hasta el 10 de agosto, según el plan del gobierno.

Mantras de crisis

En las primeras semanas del confinamiento, el país se hizo eco de las palabras del poeta Seamus Heaney, Premio Nobel de Literatura 1995, que prometían una recompensa tras el esfuerzo: "If we winter this one out, we can summer anywhere", algo así como "si resistimos a un invierno a la intemperie, podremos pasar el verano donde sea".

El mensaje apareció escrito en pancartas caseras, pintado en los muros de Dublín y repetido en las redes sociales. 

La frase de Heaney, pronunciada en 1972 durante una entrevista, se referían al conflicto en Irlanda del Norte entre defensores y detractores del dominio británico, que duró tres décadas y dejó más de 3.500 muertos.

"Es como una meditación, un pequeño mantra", dice Cullen, poetisa residente de Poetry Ireland, una organización que promueve la poesía en la isla. "Nos dan esperanza", afirma.

Al mes de empezar el confinamiento, murió la poeta Eavan Boland y esto volvió a poner de actualidad su obra, en la que recuerda la difícil historia del país y ofrece esperanzas para el presente. 

Su poema "This Moment", escrito en 1994, circuló en las redes sociales como homenaje y dio un poco de consuelo a quienes se sentían aislados, con su descripción de un barrio crepuscular donde "las cosas se preparan para ocurrir sin ser vistas".

Remedios para la soledad

En abril, Poetry Ireland se asoció con una organización benéfica, Alone, que ayuda a los ancianos solos, muchos de los cuales se han estado aislando para evitar el virus.

Se invitó a los participantes a pedir a sus escritores favoritos que les recitaran poesías por teléfono. 

Fue un verdadero éxito, según testimonian los familiares de los ancianos.

"Mi tía se vistió bien y se maquilló para la ocasión, y estaba absolutamente encantada", explicó un sobrino. 

En Irlanda, los fragmentos de poemas pueden jugar un papel comparable al de los versos de la Biblia: la gente los memoriza y los usa por su sabiduría y poder para reconfortar.

Política poética

En este pequeño país, con cinco millones de habitantes y una muy importante tradición literaria, la poesía se cuela también en los discursos políticos y en los mensajes de salud pública.

Poesía y política tienen aquí una larga historia común.

La sublevación de 1916 contra el dominio inglés se llama a veces "La revolución de los poetas" por el gran número de artistas implicados.

El actual primer ministro, Leo Varadkar, modificó su estilo, usualmente sobrio, para mezclar giros poéticos en sus discursos, tomando elementos de los versos de Heaney. 

"Estas palabras han inspirado a muchos irlandeses en este momento de crisis", dijo en un discurso a la nación en abril. "Nos recuerdan que todos estamos en la misma situación, que podemos superarla y que vendrán días mejores".

Irlanda tiene incluso un presidente poeta, Michael D. Higgins, cuyas palabras se utilizan en los anuncios del servicio de salud para animar a la gente a resistir. 

"Históricamente somos una sociedad muy poética", dice Cullen. "La gente se vuelca en la poesía en tiempos de crisis".