Localidades costeras no bajan la guardia ante el COVID-19

Mantienen medidas de prevención para evitar que el virus entre

SAN PEDRO HUAMELULA, Oaxaca.- No hay entre las comunidades rurales espacio para la relajación ni bajan los brazos ante las medidas preventivas que han impulsado las propias autoridades locales, para hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por COVID-19.

Disciplina, básica

El Istmo se encuentra en transición a la Fase 3 de la pandemia y todavía no alcanza el pico de máximo contagio; el riesgo de nuevos casos sigue latente en las poblaciones de la costa, donde hasta el momento registra un caso positivo de coronavirus, justamente en este municipio.

Las autoridades municipales hablan a los ciudadanos sobre la importancia de quedarse en casa y reforzar las medidas de higiene y de sana distancia, para contener el brote de coronavirus y ser parte de la solución.

“Si mantenemos la disciplina mostrada hasta el momento, en poco tiempo comenzará la nueva normalidad en los municipios”, dijo uno de los pobladores.

Huamelula, en pie de guerra

A dos meses de que se implementaran los protocolos de prevención sanitaria, Huamelula registra un caso positivo de coronavirus, pero no está exento de que en algún momento puede haber más si no se toman las medidas necesarias y se acatan las disposiciones de los órganos de gobierno.

El presidente municipal de San Pedro Huamelula, José Virgilio Fuentes Zárate, intensificó las acciones, luego de que la Secretaría de Salud federal diera a conocer el primer caso positivo de coronavirus en su comunidad.

Astata no da tregua

En la agencia Barra de la Cruz, perteneciente al municipio de Santiago Astata, las medidas son igual de drásticas. Como ejemplo está el caso de una de las avecindadas que realizó un viaje a la ciudad de Oaxaca; a su regreso ya no la dejaban entrar, pues corrió el rumor de que podría llevar el virus a la comunidad; esperó un día completo para que la dejaran llegar a su domicilio.

Los habitantes de las agencias de Santiago Astata solo pueden llegar hasta Las Crucecitas, donde fue instalado un filtro de prevención. Los que llegan a ese lugar les ofrecen agua y jabón para el lavado de manos, además de exigir el uso de cubrebocas y medir los tiempos de entrada y salida.

En Zimatán, agencia de Astata, fue hasta el 19 mayo, un día después de que reiniciaran actividad los municipios donde no había contagios; las medidas fueron más flexibles a las de semanas atrás.

Las medidas

Ante la flexibilidad de las medidas, los vendedores de productos básicos como frutas y verduras fueron los primeros en ingresar, pero lo hacen desde algún punto estratégico fuera de la población, donde la gente pueda llegar sin problemas a comprar,  ya que todavía tienen prohibido entrar a las comunidades.

Las carreteras de acceso a las poblaciones rurales de la costa están prácticamente vacías, no hay transporte, menos comerciantes.

Las medidas impuestas por los gobiernos locales también empiezan a desesperar a los habitantes que en su mayoría son campesinos, ya que el poco ingreso familiar que tenían comienza a escasear; los programas oficiales se quedan en solo anuncios y no llegan, no hay dinero para aguantar mucho tiempo encerrado y sin trabajar, señalan los habitantes en su desesperación.

Estas medidas sanitarias también se aplican en Tapanalá, Río Seco y Coyul, agencias de San Pedro Huamelula. De igual manera, en las localidades de Santiago Astata. Las acciones se intensificaron más por un brote de coronavirus que registró Huamelula hace unos días.

RECUADRO

 2

meses hace que se implementaron las medidas sanitarias

1

caso positivo de coronavirus registra Huamelula