Adriana Ríos catapultó a nadadores en Juegos Paralímpicos

La formación de profesora normalista en educación física de Adriana Ríos Rojas, la llevó a implementar una enseñanza en la natación que formó a varios deportistas oaxaqueños con discapacidad, entre ellos, al nadador ciego Vladimir Martínez López, con quien cristalizó el sueño olímpico.

Con el apoyo familiar, la profesora Adriana Ríos implementó en la Acuática Robles Ríos de la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, un programa de natación para ciegos y débiles visuales, que dio grandes resultados, nacionales e internacionales, siendo el alumnos más destacado Vladimir Martínez, quien representó a México en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004.

La profesora Adriana Ríos Rojas nació en el Distrito Federal, pero es oaxaqueña por adopción. Trabajó desde antes de llegar a residir a la Verde Antequera con niños y jóvenes con parálisis cerebral. Y ya radicando en Oaxaca, laboró en el Centro de Rehabilitación y Educación Especial con alumnos con discapacidad de parálisis cerebral y síndrome de down.

Un año después de establecerse en la ciudad de Oaxaca, en 1992 la familia Robles Ríos, formada por el matrimonio de los profesores Rodolfo Robles García y Adriana Ríos Rojas, y sus hijos Rodolfo y Gyda, abrieron la Acuática Robles Ríos en la colonia Reforma de la capital oaxaqueña, una escuela de natación a la que invitó a algunos niños y jóvenes con discapacidad a practicar la natación, como medio para su rehabilitación e integración a la vida cotidiana.

NATACIÓN PARA CIEGOS DÉBILES VISUALES

La profesora Adriana Ríos recordó que un día llegó a la Acuática Robles Ríos el presidente de la Asociación Oaxaqueña de Deportistas Ciegos y Débiles Visuales, Samuel Zenteno Juárez, quien “me solicitó que pudieran asistir a clases de natación algunos de sus agremiados, sin que tuvieran que hacer el pago de una mensualidad. Y por supuesto que acepté, porque parte de mi formación magisterial se basa en la labor de servir”.

A ese primer grupo de ciegos y débiles visuales que empezó a practicar la natación estuvieron: Vladimir Martínez, Kevin Cruz, Emma Rojas y las hermanas Sarah y Martha Ramos.

“Pero no fue una labor fácil, sobre todo porque hubo discriminación por parte de algunos padres de familia que llevaban a sus hijos a clases de natación convencional, que no querían que participaran en el mismo grupo los alumnos con discapacidad visual”, comentó la profesora Adriana Ríos.

Recordó que en una ocasión una madre de familia la amenazó de que sus hijos ya no iban a tomar clases si lo hacían al mismo tiempo que los ciegos y débiles visuales. “Es una decisión de usted con sus hijos, porque van a seguir viniendo los jóvenes con discapacidad visual”, le contestó… y finalmente, esa madre decidió no volver a llevar a sus hijos a la Acuática Robles Ríos.

Después de enseñarles a nadar y tocarlos con un bastón cuando se acercaban al final de la alberca, para que pudieran dar vuelta e impulsarse en una flecha para avanzar más rápido, integrantes de ese grupo de nadadores con discapacidad visual comenzaron a viajar y competir con el resto del equipo de natación de la Acuática Robles Ríos.

Posteriormente, Oaxaca participó en la Paralimpiada Nacional, y fue gracias a los nadadores ciegos y débiles visuales que la  Delegación Oaxaqueña logró colocarse en los primeros lugares del medallero.

 

EL CAMINO HACIA ATENAS 2004

Los oaxaqueños Vladimir Martínez López y Kevin Cruz Luján comenzaron a destacar en la natación competitiva para ciegos y débiles visuales, por lo que con los dos se inició un trabajo específico con participación en competencias internacionales, en busca de la calificación a los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004.

“Pero en ese proceso, la familia de Kevin Cruz Luján decidió que él ya no participara y se dedicara de lleno a los estudios”, indicó Adriana Ríos Rojas.

La preparación y las competencias fueron  intensas para Vladimir Martínez, quien participó en los Juegos Parapanamericanos de Argentona 2002, así como el Campeonato Mundial de Natación para Ciegos y Débiles en Mar de Plata, Argentina 2020, así como los selectivos en Michigan y Colorado Spring, Estados Unidos; Berlín, Alemania; así como Montreal, Canadá.

Y así fue como el oaxaqueño Vladimir Martinez formó parte de ese selecto grupo de once nadadores que integraron la Delegación Mexicana en los Juegos Paralímpicos Atenas 2004, con una aportación histórica de 14 medallas para México, siete medallas de oro, tres de plata y cuatro de bronce,

En ese selecta selección destacó la michoacana Doramitzi González Hernández, quien ganó tres medallas de oro, todas con récords mundial y paralímpico; además de una de plata y una de bronce.

En los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, el seleccionado nacional oaxaqueño Vladimir Martínez obtuvo dos séptimos lugares en las pruebas de 100 metros mariposa y 200 metros combinado individual, así como una novena posición en los 400 metros libres.