Giros nocturnos, al borde de la quiebra en Tuxtepec

Debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19, los comercios no esenciales tuvieron que cerrar sus cortinas y con ello, se vinieron afectaciones económicas drásticas, sobre todo para el sector nocturno, el cual reporta pérdidas del 100 por ciento.

Ante ello, dueños de este giro de establecimientos, afirman que no tienen ingresos y se están creando pasivos que ascienden a más de 50 mil pesos en tan sólo un mes, porque el pago de renta y energía eléctrica sigue corriendo.

Aunque algunos centros nocturnos o antros habían establecido al principio de la pandemia, las medidas de prevención necesarias para cuidar a sus clientes, por el desarrollo de la misma y el decreto estatal, cerraron sus puertos a mediados del mes de marzo.

Y aunque están conscientes que el equipo de trabajo que atienden los fines de semana, dependen de dicho empleo para gastos familiares, mantienen la esperanza de volver a abrir sus puertas, para recreación de la población.

Cabe mencionar que dentro de los conocidos establecimientos de recreación, como son antros o bar-karaoke se podían atender hasta 250 personas cada noche del fin de semana.

Por ahora, los dueños de estos llamados también giros negros aceptan colaborar con las autoridades sanitarias, municipales y estatales, para evitar la propagación del COVID-19 en Tuxtepec y en la región de la Cuenca.

Incluso, algunos de ellos aseguran que cuando se dé la autorización de repartura, esperan contar con sus clientes habituales y no tendrán un incremento en sus productos, en comparación con lo que ha pasado con la venta clandestina de cerveza.

Por ahora mantienen paciencia y esperanza, para que una vez culminado el riesgo por la pandemia, se puedan volver a brindar los servicios de diversión y recreación para toda la población y exhortan a sus clientes, que acaten las recomendaciones sanitarias contra el coronavirus.