Derecho a la salud, negación reiterada en Oaxaca durante la contingencia sanitaria

Entre quejas y cuadernillos de expedientes, las posibles violaciones a las garantías individuales en el ramo de la salud han dado pie a que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) integre 40 expedientes de queja y 18 cuadernos de antecedentes.

El caso más reciente es la queja contra autoridades de la agencia de La Joya, en el municipio de Santa María Jacatepec, donde una enfermera que vive en la comunidad y una médica pasante de servicio social, que presta sus servicios en la Unidad de Medicina Familiar, fueron retenidas entre el martes y miércoles pasados.

Son precisamente los abusos de autoridades municipales las situaciones de violación a derechos humanos más denunciados durante esta contingencia, ya sea por detenciones arbitrarias, negación de la entrada o salida de comunidades, así como retención de personas ajenas a éstas.

También existen casos en los que las autoridades fueron acusadas de señalar a personas como portadoras de COVID-19, lo que ha generado discriminación, o también por no acatar las medidas de prevención contra esta pandemia, a pesar de ser autoridades.

Este tipo de señalamientos suman 17 quejas a las que la DDHPO da seguimiento.

Al menos otras siete quejas han sido presentadas por personal del área de la salud, cuatro por considerarse población en riesgo a la que no se le permite ausentarse de sus labores y otras tres que argumentan falta de material y medidas de protección que evitan contagios de COVID-19.

En un recuento elaborado por DDHPO, se enlista una queja por la retención de personal de salud en una comunidad, siendo que para evitar la criminalización de esa población no se precisan más datos.

Se tiene también integrada otra queja que tramitó un estudiante de enfermería quien pidió se le retire del servicio social por temor a contagiarse de COVID-19, así como dos quejas en donde dos habitantes solicitan que se informe a la población sobre la posible existencia de personas infectadas de COVID-19.

Existe también una queja de paciente de COVID-19 a quien le negaron el servicio médico cerca de su comunidad, lo que implicó su traslado a la ciudad de Oaxaca.

Hay otra queja en contra de autoridades municipales por no tomar las medidas necesarias para prevenir el contagio de COVID-19 y una más por suspender el servicio de agua en medio de la crisis por COVID-19, lo que impide que tomen medidas de prevención ante esta pandemia.

Entre las personas que han recurrido a la DDHPO  se incluye también a un trabajador que fue despedido en forma injustificada ya que se utilizó como argumento la suspensión de actividades por COVID-19.