Intensifican la compra de bolsas y refrigeradores para fallecidos por COVID-19

Durante el pico de defunciones por COVID-19, el sector salud intensificó la búsqueda de refrigeradores para cadáveres, En hospitales de la Ciudad de México y Tabasco  ya adecuan lugares para almacenar cuerpos, ante la falta de espacio en las morgues. De acuerdo a registros de Compranet, las delegaciones del IMSS en Guerrero y Campeche adquirieron o ya preparan la compra de refrigeradores especiales para contener cuerpos.  

En el caso del estado de Guerrero, se compró un refrigerador para cadáveres por 327 mil 990 pesos a la empresa Quantum Medical Group, sin especificar sus características, mientras que la delegación campechana solicitó la cotización para tres refrigeradores en un proceso que finaliza el próximo 20 mayo. 

Desde el 13 de mayo en Ciudad de México y Tabasco optaron por adecuar zonas de algunos hospitales ante la falta de espacios para almacenar cadáveres.

La delegación sur capitalina del IMSS licitó el acondicionamiento de un área del Hospital General de zona 8, donde requiere el servicio de mantenimiento a un “contenedor de cartón para convertir el área a mortuorio, ya que él área actual no es suficiente para el resguardo de cadáveres a consecuencia de mujeres por enfermedades respiratorias (covid-19)”, para el que destinó 113 mil 98 pesos.

En tanto que en Tabasco, el seguro social gastó el 15 de mayo 352 mil 990 pesos y 89 mil 386 pesos para habilitar un “área de conservación transitoria de cadáveres” de los hospitales número 2 y 46, respectivamente. 

De acuerdo con una decena de contratos disponibles en Compranet, el sector salud también ha adquirido en las últimas cuatro semanas de manera directa o mediante licitación insumos como bolsas para cadáveres en distintas delegaciones estatales del IMSS. El 15 de mayo la Secretaría de Salud (Ssa)adquirió 250 bolsas para cadáveres por 133 mil 250 pesos, en una adjudicación directa otorgada a la empresa Distribuidora Médica.

Estas bolsas, también conocidas como mortajas, están elaboradas con tela maya, miden 220 centímetros de alto por 90 de largo y cuentan con una resistencia de hasta 140 kilogramos, además de que cuentan con un sello se pegamento náutico, de manera que esto evita que exista una fuga de fluidos.

A la par, la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hidalgo, anunció la solicitud de cotización para ropa diversos artículos de ropa quirúrgica, pero también 708 bolsas para cadáveres de distintos tamaños, proceso que tiene como fecha límite el próximo 19 de mayo.

Estas licitaciones se suman a la hecha por el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), donde el pasado mes de abril adquirió mil bolsas de este tipo por 290 mil pesos a la empresa Químicos Universal Villavicencio. Asimismo, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) compró a la empresa Oltrch, 100 mortajas termoselladas por 42 mil pesos.

Además, entre el 3 y 12 de abril pasado, el Hospital General Manuel Gea González, el Instituto Nacional de Cancerología (INCan)y la delegación sur del IMSS en Ciudad de México solicitaron cotizaciones para la compra de 50, 300 y mil mortajas biodegradables, respectivamente.