Cuide las emociones durante la contingencia

CIUDAD DE MÉXICO.- Autocuidado: Estamos en una situación inusual y sorpresiva para todos, nos saca de la rutina y nos desafía. Lo único que se nos pide es: quédate en casa, sal lo menos posible; si sales: no toques cara, ojos o boca, mantén la distancia y limpia tu entorno. 

Sentido de vivir: Pregúntate, ¿qué necesito realmente para vivir? Enlista tus alimentos básicos para nutrirte, apégate a tu tratamiento (si es que tienes), planea saludablemente tu trabajo, genera espacios de recreación y descanso.

Responsabilidad social y cuidado del otro: Ayuda compartiendo lo positivo de la situación. Evita saturarte con información no fundamentada, alarmista o violenta. Podemos concientizar desde la sicoeducación y no desde el miedo o la fatalidad.

Higiene mental: Aprovecha estos tiempos para sanar relaciones, escribe cartas a esas experiencias tristes, a esos enojos del pasado, a los miedos, etc. Diles que ya es otro tiempo y tú eres otra persona, cierra esos ciclos.

Agresión-tiempo fuera: Es posible que el estar en casa por largo tiempo provoque estados desesperantes, que la presión aumente y se active la agresión. Date un tiempo fuera intramuros; ve a un espacio donde estés solo, no niegues lo que sientes, obsérvalo, haz tres respiraciones, inhala profundamente y al exhalar suelta esa emoción.

Emoción negativa a positiva: Las emociones nos dan información de nosotros mismos, observa eso que estás sintiendo. Si la emoción es positiva, ¡poténciala!; si es negativa, obsérvala, pregúntate ¿para qué estoy sintiendo esto?, espera que surja la respuesta. Notarás que va perdiendo intensidad.

Activación y experiencias emocionales positivas: Programa una actividad extraordinaria, mueve tus manos (son como antenas para nuestro cuerpo, pues conectan y descargan): pinta, dibuja, aprende palabras en otro idioma, escribe cartas en manuscrito, juega, canta, quita hojas secas a las plantas, ejercítate en casa, etc. Recuerda: el estímulo nos lleva a la reacción y ésta conforma una experiencia emocional, ¿qué experiencia te quieres dejar para la posteridad?

Retiro social-Oportunidad de crecimiento espiritual: Aprende nuevas formas de estar contigo mismo y alimentar tu ser: medita, ora, lee, quédate en silencio y escucha lo que surge de tu interior; lo mejor de la vida es gratuito.

Déjate ayudar: Si la situación se torna muy complicada, busca ayuda, el confinamiento no significa aislamiento.  Identifica los servicios de auxilio psicológico o de emergencia vía telefónica o en línea; habla con tus amigos o familiares.

Fortalece vínculos: Es un buen tiempo para que a la distancia te hagas presente con la gente importante y amada para ti, utiliza tus habilidades y creatividad, así los ayudas también a sentirse acompañados por ti.  Ama a los que tienes contigo, ¡disfruta lo que sí tienes! Esta es una oportunidad de ser proactivo, actuar a favor de sí y demostrarte lo que eres capaz de hacer por ti.

*Fuente: Asociación Mexicana para la Prevención de la Aterosclerosis y sus Complicaciones A.C. (AMPAC), Sociedad Mexicana de Cardiología A.C. (SMC) y la Asociación Nacional de Cardiólogos de México A.C. (ANCAM)