Ella: eres lo que creas

Las expresiones de la creatividad, en el ejercicio de plasmarlas, tienen muchas manifestaciones. La resultante es la creación de un cuadro, una pintura, y el espacio mismo de ella… Cientos de instrumentos para hacer de manera enfocada, una obra de arte o artesanía, claro a la manera de mis ojos que la miran, esa obra es la razón de todo, allí la emoción, la pasión, los pensamientos, sentimientos, sueños, proyecciones conscientes o inconscientes de mi soñadora.

Como observador me quedo absorto, extático ante tal ceremonia para hacer una obra, llámese: pintar sobre maceta, tejido, costura, cultivar las plantas, esculpir con diversas materias: figuras, fotografías artísticas, el guiso de un saludable o suculento platillo, un artículo periodístico que habla de la vida, al mismo tiempo su mirada captura el movimiento de la naturaleza y es una teofanía.

Admiro su capacidad para atrapar un conmovedor amanecer, un crepuscular atardecer o la conjunción de las estrellas, a lo lejos escucho el nostálgico canto de la cigarra, ya es casi noche y en medio de esta escena que les describo observándola a ella, irrumpen las luces fatuas y titilantes de un avión nocturno en la noche estrellada, yo el espectador vuelvo en mí y ahora veo acomodada la obra trasformada en un bello jardín, cientos de bellas e innumerables plantas que desconozco sus nombres, pero que entiendo sus ritmos.

Ahora las puedo ver también en una fotografía bella que mi fotógrafa tomó, dónde se visualiza el brillo mágico de un rostro querido, expresiones graciosas y lindas de nuestras mascotas, el guiso y la foto correspondiente para mostrar la belleza en la mesa, para compartir por la red a la familia y perciban su aroma y así veo una pequeña selva de múltiples cosas que gestan la belleza.

Ahora entiendo ese cuadro de la galería que no necesita explicación dónde hay vida, capto en ese rapto teofánico que la divinidad se expresa a través de ella, que mediante uno o cientos de pincelazos me regala su amor, sus manos, sus ojos, su ser en ese cuadro que alberga tiempo, emociones, sentimientos, vértigos, es una obra magna que reúne todos los instantes, de ese espacio que llamo mi vida junto a ella.

"Admiro su capacidad para atrapar un conmovedor amanecer, un crepuscular atardecer o la conjunción de las estrellas, a lo lejos escucho el nostálgico canto de la cigarra, ya es casi noche y en medio de esta escena que les describo observándola a ella".