Pega COVID-19 a la cultura 

El sector cultural mexicano se distingue por sufrir recortes presupuestales continuamente al no ser considerado un sector esencial... y el COVID-19 ha acentuado su crisis.

Aunque genera recursos y empleos, por ejemplo, con la venta de libros, obras de arte, espectáculos y exposiciones, la cultura es la primera afectada, haya o no crisis y contingencias.

"Siempre que ocurre cualquier cosa, los gobiernos lo primero que hacen es reducir el presupuesto de cultura, como una especie de reflejo, pensando en que no sirve", opina el escritor Alberto Chimal.

POTENCIAL ECONÓMICO

El amor al arte genera recursos, pues una exposición artística no es sólo para la contemplación, también hay venta de obra.

La Cuenta Satélite de Cultura del Inegi indica que en 2018 registró 702 mil 132 millones de pesos, que representan el 3.2 por ciento del Producto Interno Bruto de ese año.

Esos recursos fueron generados en servicios de medios audiovisuales, como el cine o video, en un 36 por ciento, artesanías en un 18 por ciento, y espectáculos en un 5.5, entre otros.

Sin embargo, el proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal de 2018 de la Secretaría de Cultura federal, fue de 11 mil 716.2 millones de pesos.

Eso quiere decir que el sector cultural recibe del gobierno un apoyo 59 veces menor a lo que generó económicamente.

"La cultura no tiene el tratamiento que le correspondería", lamenta Ernesto Piedras, autor del libro ¿Cuánto vale la cultura? "Es un sector que genera valor económico, exportaciones, turismo, inversiones, infraestructura".

También las instituciones culturales, como museos, sellos editoriales, festivales y ferias, entre otros, generan empleos.

El Inegi contabilizó que en 2018 generaba un millón 395 mil 669 puestos de trabajo. Si es capaz de generar actividad económica 59 veces mayor a lo que se le invierte a nivel federal, ¿por qué no es un sector esencial?

BRILLAN CREADORES, NO LOS APOYOS

Hay grandes creadores en el país que han llevado sus obras a nivel internacional o figuran en grandes compañías en el exterior.

Entre los ejemplos están los bailarines Isaac Hernández y Elisa Carrillo, reconocidos con el máximo galardón internacional de su rubro, el Prix Benois de la Danse de 2018 y 2019, respectivamente.

La traducción al alemán del libro de Fernanda Melchor, Temporada de Huracanes, por ejemplo, recibió dos distinciones en ese país: el Premio Internacional de Literatura 2019, de la Casa de las Culturas del Mundo y la Fundación Elementarteilchen, y el Premio Anna Seghers 2019, de la Academia de Ciencias y Literatura de Maguncia.

En Twitter, Melchor señaló que esa novela la escribió con el apoyo de la beca Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), entre 2015 y 2016.

"Y ni siquiera fue el proyecto principal: inicié dos novelas más durante mi año como becaria", dijo la escritora en su cuenta @fffmelchor.

Por eso es una de las miles de defensoras del Fonca, ya que el 2 de abril se emitió un decreto presidencial para la extinción de fideicomisos del sector cultural y patrimonial.

La curadora Ixel Rión opina que pese a ser anunciada como medida de austeridad para enfrentar el COVID-19, el gobierno fue oportunista, ya que desde el inicio de la administración hay intentos por tener control sobre el programa, que recibe fondos federales y opera con autonomía y la participación de la comunidad cultural.

Para defenderlo, Rión y la crítica María Minera fundaron el colectivo Ciencia y Cultura Hasta la Sepultura, e integran el Frente Amplio de Trabajadorxs del Arte y la Cultura en México.

"La historia de la cultura con los gobiernos siempre es tensa, increíblemente, porque los gobiernos tendrían que aprovechar la riqueza cultural y artística de un país", reflexiona Minera.

"Se esperaron hasta este momento en que es imposible salir a la calle a protestar porque estamos en cuarentena, no podemos ir a los tribunales, o sea, estamos silenciados", expresa Minera.

BIEN ESENCIAL

A nivel mundial, instituciones culturales como The Metropolitan Opera de Nueva York y National Theatre, ofrecen opciones de entretenimiento y solicitan donativos al enfrentar una crisis de recursos por la cuarentena.

Al funcionar con contribuciones de la IP en su mayoría, el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey ya enfrentaba problemas económicos que con la pandemia se agravaron. Por eso tiene una campaña para recaudar fondos y buscar donaciones.

Algunas galerías de Monterrey pararon sus ventas por completo o tuvieron una baja por la pandemia.
"Estamos algunos preparados para probablemente tener dos meses muy tristes, pero no necesariamente todos vamos a sobrevivir", comparte Emma Molina, quien fundó su galería hace más de dos décadas.

Por otro lado, creadores han organizado transmisiones en vivo con charlas, números, conciertos, y ofrecido descargas gratuitas de libros o estrategias de difusión.

Y aunque hay una gran oferta cultural, Chimal señala que es muy difícil que los creadores obtengan algún beneficio económico.

"Sí limita a muchos creadores ganarse la vida con su trabajo, algo natural en otras especialidades", plantea.
En contraste, la producción artística ofrece un beneficio social necesario en las circunstancias actuales.

"Son un factor de cohesión social, de mitigación de la violencia, de comunidad humana, de encuentro", destaca el autor.

ESTRATEGIAS

Ante esto, ¿qué estrategias se necesitan?

Piedras indica que se debe fortalecer la infraestructura.

"(Más) presupuesto, seguridad social para los creadores. Dimensionarlo como generador de empleo, exportaciones, turismo", enumera.

Minera y Rión enfatizan que la cultura debe ser contemplada como un sector esencial a nivel federal

"La cultura es educación, sienta las bases de una sociedad equitativa e igualitaria", expresa Rión.

"En un momento de encierro, ¿qué está apoyando a la gente?, la cultura. No entender que la cultura es una pieza clave de la sociedad, es gravísimo".

Ixel Rión

Curadora